Reflexionando en el #FelizDiaDeLaMadre

Ser madre es biológicamente imposible para un hombre, como para una mujer lo es ser padre eso es un hecho irrefutable (por lo menos hasta hoy en día en la especie humana). Hay padres y madres que dicen haber tenido que ser padre y madre a la vez… pero eso es un tema valórico social, la verdad es que incluso en la crianza y el afecto el padre nunca podrá ser madre y la madre nunca un padre. La paternidad y maternidad son, biológica y socialmente, cuestión de género exclusiva de cada sexo.
 
Todos tenemos un padre y un madre, ningún humano ha nacido “por obra y gracia del espíritu santo”, ni siquiera Jesucristo (Dios es su padre).
Ser madre o padre es un rol, que más que biológico tiene que ver con el afecto. No es suficiente engendrar, también es importante criar. ¿Y cómo criar a un hijo(a)?, pues con afecto. 
En la relación del padre con su hija, juega a favor la diferencia de género. Como también en la relación de una madre con su hijo. Por general, ambas son armoniosas.
En la relación del padre con su hijo, juega en contra la igualdad de género. Como también en la relación de una madre con su hija. Por general, ambas no son armoniosas. ¿De qué depende que lo sean?, pues del afecto.
¿Qué es el afecto?
afecto2

Del lat. affectus, -us.

1. m. Cada una de las pasiones del ánimo, como la ira, el amor, el odio, etc., y especialmente el amor o el cariño.

(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

Amor, cariño. Eso debe primar en la relación con los hijos, seas padre o madre.
Para finalizar, les comparto el cuento “Bocado” incluido en mi libro “Cuentos que Sanan“, en él un reflexión en torno al afecto. Escrito desde lo femenino, pero válido también si extrapolamos a lo masculino.
#FelizDiaDeLaMadre a todos los hijos afectos a ese cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *